lobos

Lobos

(Canis lupus) Es una especie de carnívoro mamífero, que está emparentado con los perros domésticos; de hecho se les considera miembros de la misma especie.

En el pasado estos carnívoros eran frecuentes en Asia, Europa y en el Norte de América. Lamentablemente por la caza y la destrucción de su habitad; en la actualidad viven en zonas muy limitadas, dentro de lo que antes era su territorio.

Los lobos son cazadores por campesinos y por caza deportiva. Los primeros son para evitar que se coman su ganado y los cazadores deportivos solo por diversión. El primer fósil de este carnívoro es de hace 800.000 años de antigüedad.

Características

El tamaño de los lobos varía dependiendo de las zonas donde habitan; entre más frió hace, entonces serán de mayor tamaño. El tamaño promedio de un lobo es de 60 a 90 centímetros del suelo al hombro y su peso esta entre 30 y 70 kilogramos. Aunque se han registrado ejemplares que sobrepasan los 80 kilos viviendo en Alaska y Canadá.

En el norte de Rusia hay historias de lobos que pesan 100 kilos, aunque no se tienen evidencias para confirmarlo. Las razas más pequeñas de lobos son las subespecies árabes; las hembras adultas que pertenecen a este grupo pesan 10 kilos cuando son adultas. Los machos en los lobos son en promedio 20 % más pesados que las hembras.

Los lobos están hechos para correr largas distancias. Sus piernas y espalda fuerte, combinados con un pecho estrecho; lo hacen muy eficiente al correr. Son capaces de recorrer grandes distancias, manteniendo una velocidad de 10 km/hr y cuando están a máxima potencia alcanzan hasta los 65km/hr.

Poseen una glándula odorífica en la base la cola; lo que les brinda un olor característico a cada individuo, que les permite identificarse entre ellos; incluso saben por dónde ha pasado cada miembro de la manada cuando se encuentran separados.

tipos de lobos

Dentadura y pelaje

Todos los lobos y la mayoría de los perros grandes, tienen idéntica la dentadura; lo único que cambia es el tamaño. Las lesiones en la mandíbula o en los dientes de estos animales son muy peligrosas y en muchos casos mueren de hambre a causa de estas.

En algunas ocasiones los lobos se ven más pesados de lo que realmente son y esto se debe a su pelaje, que está compuesto por dos capas. La exterior que lo ayuda a repeler el frió y la suciedad y la capa interior que es bastante densa; es resistente al agua y evita que el lobo pierda calor.

El color del pelo de los lobos es distinto en invierno y verano. Según algunos estudios, esto lo hacen para camuflarse mejor. Los colores de los lobos son el blanco, gris, marrón y negro; estos colores se mezclan, haciendo que los individuos mezclados sean los más frecuentes.

Las zonas donde habitan, también influyen en el color del pelaje; por ejemplo los lobos blancos son más frecuentes en ambientes cubiertos de nieve.