Lobo de Tierra

( Proteles cristata ) El lobo de tierra es la especie de hiena más pequeña y también es la única especie que se alimenta principalmente de insectos. De hecho, también es conocido como “lobo hormiguero”.

Está catalogado como un animal en preocupación menor, por la lista roja UICN. Aunque en algunas regiones, es cazado porque piensan erróneamente, que se alimenta del ganado. De hecho, es un animal beneficioso para los campesinos; porque come insectos, que pueden ser perjudiciales para los cultivos.

Lobo de tierra – Características

Lobo de Tierra

Es muy parecido a la hiena rayada, pero es más pequeño y delgado. A diferencia de las otras hienas, no tiene una inclinación hacia atrás tan notable. Esto se debe a que sus patas traseras, son casi tan largas como las delanteras.

Su pelaje puede ser gris amarillento o un poco rojizo. Con líneas de color negro, en casi todo su cuerpo. Tienen orejas grandes y puntiagudas; además tienen una melena, que se levanta en los enfrentamientos, para pacer más amenazante.

Su tamaño promedio es de 55 a 80 centímetros; sin contar con la cola, que mide entre 20 y 30 centímetros. Con un peso promedio entre 7 y 10 kilos; en ocasiones uno que otro ejemplar llega a pesar 15, pero no son frecuentes. Los lobos de tierra que habitan en el sur, son más pequeños en comparación con las poblaciones del noreste de África.

Los dientes están especializados para masticar insectos. Otra diferencia que tiene con las otras especies de hiena, son sus colmillos. Aunque siguen teniendo colmillos; estos son utilizados para pelear o defenderse.

Hábitat del lobo hormiguero

Habitan en llanuras abiertas, áridas y con pastizales. Evitan vivir en zonas montañosas; porque en ese lugar no se encuentra su alimento principal.

Existen dos poblaciones distintas, una en el sur y otra en el noreste del continente Africano. Estas poblaciones se encuentran separadas.

Comportamiento

Son animales tímidos de hábitos nocturnos, pasan el día descansando en madrigueras. En invierno, tienden a ser activos durante el día y a refugiarse en las noches, para conservar el calor.

Viven en parejas y viven con sus crías, hasta que pueden valerse por sí mismos. Ambos cuidan su territorio; de hecho cuando entra un intruso lo persiguen hasta  400 metros o hasta que cruce la frontera. Cuando hay escases de comida, dejan este comportamiento y hasta 3 parejas pueden vivir en un mismo territorio.

Marcan su territorio con una sustancia de color negra, producida por glándulas anales. También tienen lugares específicos, donde hacen sus necesidades; son conocidos como “basurero de excremento”. Cuando defecan tapan con tierra.

En su territorio tienen hasta 10 madrigueras, pero solo utilizan una o dos a la vez y las van rotando. Sus escondites suelen ser madrigueras abandonadas de puercoespines, osos hormigueros o en ocasiones, grietas en las rocas. También pueden cavar sus propias madrigueras o hacerlas mas grandes.

Dieta del Lobo de Tierra

Lobo de Tierra

Su dieta está compuesta principalmente por termitas. Usan el olfato y su oído para encontrar los nidos y una vez en el sitio, utilizan su lengua larga y pegajosa para comerlas de forma efectiva. De hecho, pueden comer hasta 250.000 termitas en una sola noche.

El lobo de tierra no consume a toda la colonia ni destruye el nido; debido a esto, las termitas se pueden volver a recuperar. Normalmente recuerdan el lugar de los termiteros y luego de un par de meses regresan para comer una vez más.

En invierno y a inicios de las temporadas de lluvia, su comida habitual es escasa. Por esto, complementan su dieta con otros insectos, huevos, larvas y según algunas fuentes también pueden cazar pequeños animales, aunque no hay evidencias de esto.

A diferencia de las otras especies que pertenecen a su género, los lobos Hormigueros no cazan animales grandes ni comen carroña. Cuando parece comer de un cadáver, en realidad se está alimentando de las larvas que aparecen en los cadáveres.

Lobo de Tierra – Reproducción

lobo hormiguero

La temporada de reproducción se da normalmente en otoño o primavera. Durante este periodo los machos que no se han reproducido, buscan hembras incluso en los territorios de otros machos. Debido a este comportamiento, el conflicto entre machos es muy común durante la temporada de reproducción.

Además las hembras prefieren aparearse con el macho más fuerte, para que les brinde una mejor protección. Debido a que los padres también participan en la crianza de los cachorros.

El embarazo en los lobos hormigueros dura entre 89 y 92 días y paren hasta 5 cachorros por camada, aunque normalmente solo tienen 2 o 3. Las crías nacen pesando hasta 350 gramos y son totalmente independientes al cumplir los 4 meses; además alcanzan la madurez sexual alrededor del año y medio de edad. Sin embargo permanecen en la misma madriguera, hasta la siguiente temporada de reproducción.

Artículos Relacionados