Guepardos

Guepardo

(Acinonyx jubatus) Es el animal terrestre más rápido del planeta, puede alcanzar hasta los 120 km/hr. Su capacidad para acelerar es realmente sorprendente.

Puede pasar de 0 a 96 km/hr en tan solo 3 segundos. Como si no fuera poco, tiene la capacidad de hacer giros bruscos o cambiar de dirección a grandes velocidades mientras persigue a sus presas.

Características

Los guepardos son felinos con cuerpos ligeros. Se caracterizan por tener una cabeza pequeña, unas manchas debajo de los ojos en forma de lágrima, patas largas y delgadas y una cola larga que le ayuda a mantener el equilibrio en las persecuciones.

El cuerpo de estos animales está adaptado para la velocidad. Su tamaño promedio, del suelo a los hombros es de 70 a 90 centímetros y mide hasta 1,5 metros de largo.

El peso depende de la región, del género y de la subespecie; pero en promedio esta entre 30 y 60 kilos. Los machos son un poco más grandes que las hembras.

Cada ejemplar tiene un patrón distinto de puntos en su pelo, lo que permite identificar a un individuo de otro, como las huellas dactilares en las personas. Tienen en promedio 2.000  puntos negros en su cuerpo.

Hábitat

Los guepardos viven en algunos países africanos y el centro de Irán. Se pueden encontrar en áreas que tengan muchas presas, pocos árboles y con pocas posibilidades de encontrarse con depredadores más grandes que ellos.

El área ideal de estos ejemplares, sería una sábana con algunos arbustos donde se pueda esconder y asechar a su presa.

A diferencia de otros felinos,  los guepardos necesitan grandes extensiones de tierra. Según los datos por cada 100 km² habitan de 1 a 3 individuos.

Dieta

Son carnívoros que cazan animales entre 10 y 60 kilos. Aunque sus presas más frecuentes no sobrepasan los 40 kilos.

Los animales que ataca con más frecuencia son gacelas, antílopes, cabras y en algunas regiones liebres y ganado.  Solo cazan presas de mayor tamaño cuando están en grupo, como es el caso de una madre y sus hijos o un grupo de hermanos.

Método de caza

Los guepardos prefieren cazar de día, en ocasiones cazan al amanecer y al anochecer. Evitan estar activos durante la noche, para no encontrarse con leones, los cuales cazan de noche.

Su método de caza es asechar y tratar de acercarse lo máximo posible antes de empezar a correr. Abandonan la cacería cuando son descubiertos muy lejos o no pueden alcanzar a su presa rápidamente.

La tasa de éxito en las caserías va desde 25 al 40%. Su nivel de éxito aumenta cuando la presa es más pequeña.

Después de haber matado a su presa, la arrastra a la sombra de un árbol y descansa. Luego de un tiempo empieza a comer; en el caso de una cacería grupal, los guepardos comparten la comida, sin necesidad de pelear.

Son cautelosos a la hora de comer, sobre todo las hembras con cachorros. Las cuales alzan sus cabezas a menudo, para buscar depredadores cercanos, atraídos por el olor a sangre.