Demonio de Tasmania

Demonio de Tasmania

Es el marsupial carnívoro más grande del mundo y como su nombre lo indica es nativo de Tasmania.

Es famoso por su terrible temperamento y su apariencia es similar a la de un cachorro de oso. Su nombre fue dado por los colonos Europeos, que se aterrorizaron al escuchar sus gruñidos escalofriantes en la oscuridad.

Características del Demonio de Tasmania

Demonios de Tasmania

Tienen un cuerpo grueso y una cabeza grande, su cola es de la mitad del tamaño de su cuerpo. Sus patas delanteras son más grandes que las traseras; algo muy inusual en los marsupiales. Su mandíbula es la más poderosa entre los mamíferos carnívoros, en comparación a su tamaño. Incluso  sobrepasando a las hienas y los jaguares.

Su pelaje es tosco y de color negro; tiene una línea de color blanco en el pecho y algunas manchas en su cuerpo. Aunque aproximadamente el 16% no tiene ninguna marca.

Estas marcas pueden ser un mecanismo de defensa; que tiene el objetivo de atraer ataques a un lugar menos importante. Esto se cree, porque los demonios de Tasmania, a menudo tienen cicatrices en esos lugares. En carreras cortas pueden alcanzar 13 km/hr; en general son animales fuertes, pero no veloces.

¿Cuánto miden los demonios de Tasmania?

El tamaño varia un poco dependiendo la zona donde habiten. En los lugares donde hay más comida, los ejemplares serán más grandes.

También varía dependiendo si es macho o hembra; siendo los machos los de mayor tamaño. Las hembras miden en promedio 57 centímetros sin tener en cuenta la cola y pesan 6 kilos. Mientras que los machos miden 65 centímetros y su peso medio es de 8 kilos.

Demonio de Tasmania hábitat

Se encuentran distribuidos en toda la isla de Tasmania, incluso en los alrededores de las áreas urbanas.

El diablo de Tasmania, le gusta vivir en los bosques costeros y en los bosques secos de hojas duras. En estos lugares la densidad poblacional es alta; sobre todo si es comparado con las llanuras, donde también habitan, aunque en menor medida. Además prefieren vivir en zonas secas, en lugar de húmedas.

También se les ha observado cerca de las carreteras, donde se comen los animales atropellados; lamentablemente los demonios de Tasmania, también son atropellados mientras arrastran su alimento.

Según la asociación científica, la especie no se ve muy amenazada por la alteración o la destrucción de su hábitat, debido a que son muy buenos adaptándose.

Dieta

Dieta del demonio de Tasmania

Son animales oportunistas, que comen cualquier cosa que se encuentren; de hecho, al menos la mitad de su dieta está compuesta por carroña. La otra parte, se compone de crías de canguros, roedores, conejos, wombats, peces, aves, ranas, lagartos e incluso insectos y frutas.

Esta especie acelero la extinción del tigre de Tasmania. Debido a que se comían las crías en la madriguera, cuando sus padres salían a cazar.

El demonio de Tasmania empieza devorando los intestinos y las partes blandas; además comen en promedio el 15% de su peso corporal todos los días. Pero cuando encuentran presas grandes, son capaces de comer hasta el 40% de su peso; luego de quedar saciado, se aleja un poco y se descansa durante un tiempo.

Cuando comen presas pequeñas, normalmente desaparecen el cadáver, debido a que devoran todo incluso los huesos. Su digestión es muy rápida y suelen defecar en el mismo lugar una y otra vez, en zonas comunitarias llamadas letrinas del diablo.

Comportamiento

Son de hábitos  nocturnos y crepusculares. Se cree que adoptó estos hábitos, para evitar ser presa de las águilas y las personas.

Los individuos jóvenes tienen la capacidad de trepar árboles, pero la van perdiendo a medida que crecer, hasta ser incapaces de hacerlo. Si la comida es escaza, los adultos pueden devorar a los más jóvenes; por esto se cree que han desarrollado esta habilidad. Además tanto jóvenes como adultos son excelentes nadadores.

Un estudio realizado en el 2.006 descubrió que los demonios no son animales territoriales. Aunque los machos tienden a evitarse; las hembras interactúan entre ellas con frecuencia.

Los demonios usan entre 3 a 4 guaridas; las cuales defienden, en especial si son hembras. Las madrigueras que hacen otros animales son apreciadas para dar a luz; debido a su mayor seguridad. También usan como madrigueras arbustos densos o cuevas. Usan los mismos escondites durante toda la vida.

La seguridad en su madriguera es más importante que la seguridad  alimenticia. Los eventos que afectan sus madrigueras son los que generan una mayor cantidad de muertes. Van rotando de escondite a escondite de 1 a 3 días; con excepción de las hembras con crías; ellas no se mueven por un tiempo. La distancia promedio de escondite a escondite es de 8 km.

Demonio de Tasmania  Reproducción

Alcanzan la madures sexual luego de cumplir 2 años y la temporada de apareamiento se da entre marzo y abril.

Los machos pelean entre ellos por el derecho a reproducirse y las hembras pueden rechazar machos, peleando contra ellos. De esta manera, se asegura de obtener la mejor descendencia genética.

El demonio de Tasmania no es monógamo y suele aparearse con varias parejas; incluso las hembras lo hacen si el macho no la está cuidando. Por esto, los machos suelen estar a su lado e incluso las llevan o las acompaña cuando necesitan tomar agua.

Demonio de Tasmania

Las hembras paren luego de tan solo 21 días, teniendo un promedio de 20 a 30 crías muy pequeñas, las cuales pesan entre 0,18 a 0,24 gramos y son rosados. De inmediato empiezan a desplazarse, en un flujo pegajoso en dirección a la bolsa. Donde compiten por tomar uno de los 4 pezones a los cuales permanecerán pegados durante 100 días, el resto morirá poco después. Al tomar el pezón este se expande en la boca, asegurando al recién nacido y evitando que pueda caerse de la bolsa.

Luego de 105 días, las crías salen de la bolsa pesando aproximadamente 200 gramos y no vuelven a meterse otra vez. Ahora pasan su tiempo en la madriguera o acompañando a su madre montados en su espalda, hasta que son destetados. Aproximadamente el 60% de las crías, mueren antes de alcanzar la madurez sexual.