Jaguarundí

(Herpailurus yagouaroundi) El jaguarundí es un gato salvaje nativo de América; habitan desde Argentina hasta la frontera entre México y Estados Unidos.

Es un animal generalmente solitario o también forman parejas, aunque los ejemplares que viven en cautiverio, son más sociables que sus pares salvajes. Estos felinos son conocidos por varios nombres entre los cuales están: gato moro,  yaguarundí o leoncillo.

Características del jaguarundí

Jaguarundi

Es un felino de tamaño mediano, alargado y complexión delgada. Sus patas son cortas, la cabeza es pequeña y tienen una cola larga.

Miden entre 53 y 77 centímetros de largo, sin tener en cuenta su cola; la cual mide entre 30 y 50 centímetros. Además mide hasta 35 centímetros del suelo a los hombros. Es aproximadamente dos veces más grande que los gatos domésticos.

Pesan en promedio 3,5 a 7 kilos. Aunque en ocasiones se pueden encontrar ejemplares de gran tamaño, que pesan hasta 9 kilos. El jaguarundí, como en la mayoría de los felinos, los machos son más grandes que las hembras.

Pelaje del Gato Moro

Yaguarundí

Su pelaje es de un color uniforme, corto y áspero, con algunas marcas claras en el cabeza y el vientre. Cuando son jóvenes, tienen marcas blancas en el vientre y el hocico, de forma similar a los pumas.

Los gatos moros son generalmente de dos tonos de colores. Algunos son grises y otros son castaños rojizo. Sin embargo también se pueden encontrar colores intermedios, como el marrón rojizo. Los ejemplares de colores rojizos, son más frecuentes en áreas abiertas y secas.

En el pasado se creían que los leoncillos rojos y grises eran dos especies distintas. Pero recientes estudios han revelado que no es así y que incluso puede haber cachorros de ambos colores en la misma camada.

El melanismo está presente en la especie (pelaje de color negro), aunque no son completamente negros.

Comportamiento del yaguarundí

gato moro

Su comportamiento es esquivo, tímido y solitario. Algunas cámaras trampas han documentado actividad durante el día y la noche. Aunque son animales principalmente diurnos. De hecho son más diurnos, que la mayoría de los gatos salvajes.

A pesar de no ser nadadores expertos, pueden atravesar nadando ríos de tamaño mediano, con algo de esfuerzo. También son hábiles trepando árboles y pueden saltar hasta 2 metros de altura.

Son animales territoriales, sus territorios de caza van desde los 1,5 hasta los 25 kilómetros cuadrados. Siendo el territorio de los machos más grandes que el de las hembras. En Belice se registró a dos machos con territorios enormes que median 88 y 100 kilómetros. La razón de esto, es la escasez de presas en el lugar.

Dieta

Sus presas principales suelen pesar menos de un kilo. Entre los cuales están: roedores, pequeños mamíferos, aves y reptiles. Ocasionalmente también cazan presas de mayor tamaño, como monos titíes, conejos, peses y zarigüeyas.

El gran número de presas, puede indicar que el yaguarundí, se alimenta de las presas más abundantes y fáciles de cazar en su territorio.

Reproducción del Gato moro

Jaguarundí

Estos animales se reproducen durante todo el año. El embarazo dura generalmente entre 70 y 75 días. Antes de parir la madre hace su guarida en un árbol hueco, un matorral denso o algo similar.

Luego paren 4 gatitos con algunas marcas en su pelo, que desaparecen al pasar el tiempo.

La madre trae comida solida desde la tercera semana de edad; pero ellos solo juegan con ella y al final, la madre termina comiéndosela. La camada empieza a alimentarse de comida solida a partir de la 6 semana de edad. El jaguarundí pueden vivir hasta 15 años en cautiverio.

Amenazas y conservación del Jaguarundí

leoncillo

El yaguarundí también conocido como gato moro, está catalogado como una especie de menor preocupación. Sin embargo la UICN, asegura que debe sus poblaciones no son tan estables y debe reclasificarse como una especie casi amenazada. Pero fue rechazada esta propuesta; porque sus poblaciones parecen estar estables, sobre todo en la cuenca del amazonas donde hay enormes áreas protegidas.

El gato moro no es amenazado por la caza furtiva; porque su piel no es muy codiciada, debido a su bajo valor y mala calidad. Aunque suelen ser asesinados por campesinos, en busca de proteger a sus aves de corral.

La principal amenaza que enfrenta la especie es la destrucción de su hábitat. Sus territorios han disminuido por la transformación de los bosques en tierras de cultivo, la construcción de carreteras y los incendios provocados por el hombre.

Artículos Relacionados